UN PENSAMIENTO A MI ALDEA

 

Como hija de esta aldea debí anotar alguna vez su historia, pues hoy me escuece la curiosidad y mi memoria se lamenta en este reverso de su lentitud para recordar con detalle cada olor y sabor en donde nacieron mis costumbres, donde aprendí con letra exageradamente grande y picuda el dialecto de mis mayores, donde mi niñez escapaba jugando con la lluvia y marcando con sangre la piel de mis rodillas.

 

Durante años alejé mis pasos del polvo de mi tierra. Por el camino se fueron borrando las huellas de pequeños y grandes recuerdos; imágenes disueltas en el espejo brumoso del tiempo.

 

Hoy, sentada en el banco de los ratos muertos, husmeo en mis raíces encalladas en trigo, tanteando la crónica olvidada, y enseñoreo con fervor el hechizo irresistible que ello me produce, descorriendo el telón de las noches y de los días de este hermoso lugar: paraíso de mi infancia encarnado en la tierra.

 

Esta heredad, Sabariego, es una página en blanco elaborada con paciencia en el misterio del tiempo. Una alusión sagrada para algunos lugareños que, distraídos en las recachas del sol, abren las puertas de su memoria, saludando a las tinieblas con la melancolía perdida en las luces de sus ojos… Ancianos que liberan sus lenguas con testimonios que, a lo largo de la vida, se han ido incubando en la soledad amordazada de estos parajes, conectando secretos con ramales de encantamientos…

 

Los lugareños de esta aldea, animados por mi curiosidad, conquistan de nuevo el legado campesino de estos predios, en la fe de hurgar y festejar mudos hallazgos perdidos en el pasado; sobreviviendo a emociones de los días que ardieron felices o tristes en estos andurriales, en un monumento invisible a sus huellas.

 

Por boca de mi abuela María he saboreado las más sabrosas leyendas que haya disfrutado jamás; he compartido misterios, relatos sublimes, crueles y realistas, sufridos y sencillos, eróticos y apasionados, justicieros y audaces, dulces y románticos…, con agrestes montes como testigos y silenciosos pinos como cómplices.

 

Para quien quiera saberlo, aquí, bajo este cielo y entorno de la aldea, esas extrañas noches cuando ronda la luna llena, cuentan de ciertas supersticiones con olor a diablo, a brujas, a duendes, martinicos, ensalmos, a oraciones...

Recuerdos prestados, jamás escritos.

 

¿Te acercas y te cuento?

 

 

@Anif Larom

 

 

 

Reconstruyamos la historia de nuestra aldea.

 

Agradecería la colaboración de otras personas que deseen aportar documentos, fotos, e historias del pasado.

 


Mi correo electrónico: anif-larom@hotmail.com

 

Comentarios: 16
  • #16

    Paqui Rodríguez (lunes, 20 agosto 2018 00:00)

    Querida Anif, dado que tu que conoces tanto El Sabariego, queria preguntarte, si sabes, de un entorno denominado "las Mesas", en esa misma aldea, y cual es su Ubicación. Muchas gracias por tu atención. Recibe un cordial saludo

  • #15

    Ian Osborne (martes, 10 abril 2018 21:31)

    Disculpe mi español, soy inglés y sigo aprendiendo el idioma de mi nuevo hogar. Quería agradecerles por su sitio web y la maravillosa e interesante historia de la aldea. Espero ser nuestro nuevo hogar con mi esposa.

  • #14

    Antonio Camacho (viernes, 19 mayo 2017 15:00)

    Anif muy buenas, he visto sus publicaciones acerca de Sabariego y creo que usted me puede orientar. Soy de Martos y colecciono medallas cofrades de los patrones y patronas de Jaén y quisiera saber si de San Pedro y la Purisima hay y en dónde las venden. Tengo más de 150 de toda la Provincia. Un saludo y muchísimas gracias

  • #13

    "Mayor" (miércoles, 15 febrero 2017 20:17)

    La más humilde flor y la más hermosa, esa es, mi Pequeña-Gran Musa, mi ANIF LAROM, mi rosa.

  • #12

    Paqui Rodríguez (miércoles, 26 octubre 2016 22:03)

    Hola Anif, ante todo mis disculpas, ya que después de contactar contigo, he estado mucho tiempo sin dar señales de vida, a pesar de que te dije que te mandaría fotos de mis parientes. La verdad es que entre otras cosas, hemos tenido a mi madre mucho tiempo mal, y finalmente nos dejó en mayo pasado. Hechos así, me confirman en mi idea, y es que sin duda es muy importante el objetivo que tu te has propuesto en el pueblo, "que no se pierda su nombre". Preciosa labor, por la que te felicito de corazón. Ese sentir es el que me persigue. Me emociona visitar esa maravillosa página que has creado del Sabariego,ya te comenté que todos mis abuelos, bisabuelos etc. paternos, eran del Sabariego, y que aún viven ahí dos primos de mi padre como mínimo: Manuela Carrillo Bermúdez y su hermano José. Manuel Carrillo, padre de ambos, debía ser el hermano menor de mi abuela. Adjunto algunas fotos, de mis abuelos paternos: Francisco Rodríguez Muñoz (hijo de Tomas Rodríguez Bravo y de Francisca Muñoz Padilla) y Águeda Matea Carrillo Bermúdez (hija de Vicente/ Jose Carrillo Mesa y de Bernardina Bermúdez López). También añado una de mis abuelos con mi tío Juan Manuel, dos de mi padre, una de ellas con su moto, y otra de mis padres y todos nosotros de pequeños, poco antes de venirnos a Cataluña. Me hace mucha ilusión que figuren en tu página, aunque son de poca calidad, pero es lo que tengo. Se que mi padre esté donde esté, se alegraría mucho, pues siempre tenia el nombre del Sabariego en su corazón y en su mente.
    Gracias por todo un fuerte abrazo

  • #11

    Paqui Rodríguez (sábado, 22 octubre 2016 20:00)

    Maravillosa página. Que riqueza, que emoción. Plasma una visión integral del pueblo y de sus gentes, en su contenido hay vida, mucha vida. Me hace sentir que cumple muchos objetivos, y sin duda también uno muy importante para mi: "que no se pierda su nombre", de todos los que ya no nos pueden acompañar. Muchísimas gracias Anif, por facilitarnos este espacio, y FELICIDADES, porque es un trabajo genial. Un fuerte abrazo

  • #10

    Anif Larom (jueves, 29 octubre 2015 07:46)

    Javier Sabariego, bienvenido. Déjame un correo para poder contactar y darte toda la información que precises de esta aldea.

    Un saludo, hasta Argentina.

  • #9

    Anif Larom (lunes, 24 agosto 2015 11:18)

    Santiago, sin duda Sabariego va conmigo, pues es difícil olvidar ese olor que se nos coló en la piel de nuestra infancia... Y sí, percibo el cariño de mi gente cada vez que me acerco...

    Gracias por tu visita y tus elogios.

  • #8

    Santiago (miércoles, 03 junio 2015 17:43)

    Anif, qué guapa estás, qué guapa eres!
    No me extraña que te adoren en tu pueblo; te lo mereces, esto y cosas peores: el paisaje y sus gentes bailan en tus ojos; la tranquila nostalgia y el cariño se desbordan de tus entrañas.
    Tú no llevas Sabariego. Sabariego va contigo.

  • #7

    Anif Larom (viernes, 29 mayo 2015 10:01)

    Santiago Bueno, tan solo me propongo encender la mecha que alumbre el candil en el que día a día, toda mi gente de la aldea, pulule al calor de su llama...

    Un saludo.

    Gracias por tu visita.

  • #6

    Santiago Bueno (sábado, 23 mayo 2015 17:07)

    ¿Cómo expresar mejor lo que te propones, Anif?

  • #5

    javier sabariego (miércoles, 20 mayo 2015 06:39)

    Se podria saber mas sobre sus origenes soy sabariego de argentina

  • #4

    IRISH VICO (martes, 27 enero 2015 12:11)

    ¿Para cuando más historias de esas con ``olor a diablo´´...??

  • #3

    Irish Vico (martes, 11 noviembre 2014 19:11)

    Adoro cada palabra tuya sumergida en estos textos que no solo recuperan historias olvidadas en la memoria, sino que , a la par, rescatan emociones y sentimientos perdidos en nuestro interior. Sublime. Como todo lo que haces.

  • #2

    Esperanza Tienda (jueves, 24 abril 2014 22:10)

    Como siempre me encanta todo lo que escribes, un besazo!!

  • #1

    pedro carrillo (jueves, 24 abril 2014 10:16)

    Meagustado mucho un saludo

Aldea de Sabariego
Aldea de Sabariego

Páginas Web relacionadas